Otra forma

Publicado el

Siempre escucho las frases «no es normal» «esto no es normal» «aquello no es normal» Y ya no me sorprende. Y ya no me exaspera.

Antes, cuando estaba urgido de decir cosas importantes; cuando anhelaba que apareciera una causa, por mas nimia que fuera, para iniciar una presunta rebeldía; cuando sin sospecharlo tenía rasgos de inquisidor, hubiese dicho: «¿Así que no es normal eh…? ¿Y qué lo es, pedazo de mierda?» Y no me daba cuenta de que cometía una tonteria. Porque el normal siempre gana. Porque el normal nunca está solo. Siempre tiene a su alcance un aliado que lo reivindique, que lo aliente, que lo justifique. Y bastaba contemplarme como a un loco, como a un enfermo, como a un invalido, para que mi subversiva, mi transgresora interrogante se transformara en un berrinche insólito, en un planteo inaudito.

Ahora prefiero eludir ese inconveniente.Ya no pretendo sacudir la estanteria, ni remover venda alguna. Allá ellos. Allá ellos con su cordura indiscultible. Además ¿no es mi postura irreverente, antisistemica, extravagante, otra forma, mi forma de normalidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.