La moza

Publicado el
Espresso

La moza pidió permiso para orinar. El jefe la autorizó con un gruñido.

La chica entró en el baño, y se sacó la pañoleta, dejándola en la mesada de mármol de la pileta.

Alborotó su pelo, se tiró un par de veces agua en la cara, y se miró en el espejo resquebrajado.

De golpe, como sin darse cuenta, susurró:

— Me quiero ir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.